Sábado, 21 de Mayo de 2022

Otras localidades

La difícil tarea de recomponer el prestigio de la monarquía

Pepa Bueno, durante la presentación de la nueva temporada de Cadena SER, en la que dirigirá - junto a Gemma Nierga - 'Hoy por Hoy'

Pepa Bueno, durante la presentación de la nueva temporada de Cadena SER, en la que dirigirá - junto a Gemma Nierga - 'Hoy por Hoy' / CADENA SER

Hoy 30 de enero, el Príncipe de Asturias cumple 45 años. Quienes le conocen dicen que es prudente, reflexivo, que conoce bien la actualidad y que le gusta más escuchar que hablar. Un hombre en plena madurez que tiene sobre sus hombros la difícil tarea de recomponer el prestigio de una institución que, paradójicamente, no sabe cuándo ni de qué manera acabará heredando. Las encuestas dicen que ahora mismo goza de más popularidad que su padre.

Y ya tiene mérito, porque él no ha podido brillar en momentos dramáticos y excepcionales como sí pudo hacerlo Don Juan Carlos. Es decir, que esos índices de aceptación los ha ganado desde la sobriedad y la seriedad que se intuyen en el segundo plano.

El rey, la Familia Real, la monarquía española, se enfrentan a su momento más delicado desde 1978. El inmenso capital acumulado por Don Juan Carlos en los difíciles años de la Transición, el respeto de los ciudadanos y el celo de la clase política por preservar la estabilidad de una joven democracia... sirvieron para obviar algunos excesos que se perdonaron con facilidad y fueron retrasando además la necesidad de regular legalmente y dotar de profesionalidad y transparencia democrática a la Casa Real y su entorno.

Pero ahora estamos en 2013. En medio de una crisis que ha sacudido con crudeza a millones de ciudadanos y que ha sacudido también nuestras creencias y nuestra confianza en las instituciones. En este tiempo, la familia real ha sumado miembros para los que no había estatuto, rodeados de un personal que no ha sabido de los peligros. O que no ha sido escuchado.

Y al frente de todo esto, un cabeza de familia, pero también un jefe del Estado, convencido de que ya se había ganado el derecho a su descanso y había bajado la guardia. Estalló el caso Urdangarin y se empezó a reaccionar. Tarde y con una estrategia errática. No se ha cortado radicalmente con el duque de Palma. Se le ha calificado de "poco ejemplar", se le ha retirado de la página web de la Casa Real, se le ha hecho el vacío, se le ha vuelto a incorporar a la estampa familiar... Respuestas ante cada nuevo golpe de titular que no han abordado el fondo de la cuestión. Y en medio del escándalo, la cacería de elefantes fue todo un síntoma de desconexión con la realidad y el reflejo final de lo que había sido una época. Y asistimos a la escena insólita del rey pidiendo perdón.

Juan Carlos I ha sido fundamental para este país. Por su prestigio internacional, por su capacidad para moderar, tender puentes y cohesionar una España con muchas fuerzas centrífugas. Con sólo 37 años construyó, con la colaboración de todos los españoles, monárquicos y republicanos, la monarquía parlamentaria más exitosa del siglo XX. Pero tanto el rey como su hijo necesitan recuperar para la Jefatura del Estado, que representa el uno y a la que aspira el otro, la conexión con la ciudadanía. Y necesitan también una arquitectura jurídica más sólida que defina las reglas del juego y modele la institución en el siglo XXI.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?