Sábado, 28 de Mayo de 2022

Otras localidades

INTERNACIONAL | GOLPE DE ESTADO EN EGIPTO

Mohamed Mursi, derrocado en Egipto

El Ejército toma el poder y suspende temporalmente la Constitución. El presidente del Constitucional asumirá la Presidencia del país en esta etapa de transición

El júbilo ha estallado en la plaza Tahrir, en El Cairo, tras conocerse la noticia del derrocamiento de Mursi

El júbilo ha estallado en la plaza Tahrir, en El Cairo, tras conocerse la noticia del derrocamiento de Mursi / REUTERS/Suhaib Salem

Mohamed Mursi ha sido derrocado. Las Fuerzas Armadas han consumado el golpe de Estado tras el ultimátum dado el martes al presidente en busca de una solución a la crisis que vive el país con masivas manifestaciones. El Ejército ha suspendido la Constitución y ha decidido que el presidente del Tribunal Constitucional, Adli Mansur, asuma provisionalmente la Jefatura del Estado.

Mursi pedía a los altos mandos militares y a los soldados que cumplan con la Constitución y la ley y no respondan al "golpe" (de Estado), y que eviten implicarse en el derramamiento de sangre / REUTERS/Amr Abdallah Dalsh

Más información

El anuncio de la destitución de Mursi, que califica de 'golpe de Estado' el movimiento militar, lo ha hecho el jefe del Ejército y ministro de Defensa, mariscal Abdel Fatah Al Sisi, en un discurso televisado al país. Al Sisi ha comparecido junto a un grupo de personalidades políticas, sociales y religiosas, como el ex premio Nobel de la Paz Mohamed El Baradei, el jeque de la institución del Al Azhar (la más importante del islam suní), Ahmed Al Tayeb, y el papa copto Teodoro II.

La actuación de la Fuerzas Armadas, que ha contado con el apoyo de un amplio sector de la población de Egipto, pone fin al mandato de Mursi, quien apenas llevaba un año en la presidencia del país árabe, y a quien los militares dieron un ultimátum de 48 horas, que expiraba en la tarde de este jueves, para reconducir su política, que había generado un clima de fuerte división social. El Baradei habla de un "paso hacia la reconciliación nacional" y cree que la hoja de ruta presentada por el Ejército será el plan de actuación para los próximos tiempos. El premio Nobel de la Paz, la figura más conocida de la oposición a Mursi, afirma que con lo ocurrido "se corrige la Revolución del 25 de Enero", que derrocó al presidente Hosni Mubarak (1981-2011), y se responde a las demandas del pueblo egipcio.

Por su parte, el jeque Al Tayeb considera que con esta iniciativa el dividido pueblo egipcio podrá "tender puentes", mientras que el papa copto, Teodoro II, señala que la hoja de ruta se ha aprobado para "resolver el actual callejón sin salida". Tras anunciar la suspensión temporal de la Constitución egipcia, Al Sisi ha manifestado que el presidente de la Corte Constitucional administrará la etapa interina y convocará elecciones presidenciales anticipadas, de acuerdo con lo establecido en la hoja de ruta acordada por el Ejército con las fuerzas del país.

El presidente tendrá todo el poder para hacer declaraciones constitucionales y para designar a un jefe de Gobierno con prerrogativas, ha dicho Al Sisi. Además, se formará un comité de expertos para enmendar la Constitución. Una explosión de júbilo ha inundado la cairota plaza Tahrir tras el anuncio del Ejército egipcio. Cientos de miles de personas se concentran en la plaza (punto neurálgico de los opositores a Mursi, como ya lo fue en las jornadas de enero y febrero de 2011 que acabaron con el régimen de Mubarak) flameando banderas de Egipto y bajo el ensordecedor ruido de los fuegos artificiales.

La multitud entona el himno nacional egipcio y canciones patrióticas en señal de alegría, mientras algunos apuntan con rayos láser hacia los helicópteros militares que sobrevuelan la plaza. Entretanto, Mursi ha dicho que las medidas anunciadas por el jefe de las Fuerzas Armadas son un "golpe" de Estado y que continúa siendo el presidente de Egipto, al tiempo que ha pedido a los mandos militares y a los soldados que cumplan con la Constitución y la ley y no se impliquen en esta acción. La escena es radicalmente distinta en la plaza de Rabea al Adauiya, en el barrio cairota de Ciudad Naser, y considerado un feudo de los islamistas partidarios de Mursi. Allí los simpatizantes de Mursi que habían acudido para expresar su apoyo al presidente deambulan en silencio y han dejado de levantar banderas. También se escuchan gritos de "ilegítimo", en alusión a la decisión de las Fuerzas Armadas de sustituir a Mursi por el presidente del Tribunal Constitucional.

Basel Ramsis: "Teníamos mucho temor que el Ejército aprovechara la ocasión para recuperar el poder político"

Haizam Amirah: "Se puede hablar de golpe militar pero no hay que olvidar el apoyo popular"

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?