Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Otras localidades

"La Ribera del Duero es un bebé"

El máximo responsable de Vega Sicilia asegura que los vinos españoles siguen sin gozar del reconocimiento internacional que merecen

Viñas de la bodega Vega Sicilia, en la Ribera del Duero /

Coincidiendo con su 150 aniversario, Vega Sicilia acaba de lanzar una nueva marca corporativa que agrupa a las distintas bodegas del grupo. Un cambio de imagen que, tratándose de uno de los vinos más reconocidos del mundo, resulta delicado. El proceso ha durado casi dos años y ha incluido entrevistas con empleados de la casa, importadores, distribuidores, clientes, restaurantes y tiendas especializadas. Pero su consejero delegado, Pablo Álvarez, asegura que todo debe evolucionar y se muestra satisfecho con la palabra elegida: Tempos. Un nombre que viene del latín y que, a su parecer, sugiere conceptos muy ligados a Vega Sicilia: armonía, prestigio, perfección, herencia, elegancia...

¿Cuál fue su primera experiencia en relación al vino?

Se me quedó grabada la que creo que es la primera vez que tomé vino, una Nochebuena con mis hermanos y mis padres. Fue hace muchos años pero ¡me gustó mucho!

¿Y el primer recuerdo de Vega Sicilia?

La compra de la bodega, en el año 82, fue todo un acontecimiento en casa. Nosotros no lo habíamos probado nunca y mi madre fue a Mantequerías Leonesas, que era una tienda mítica de Madrid, a comprar una botella para esa noche.

¿Cuesta alterar, aunque solo sea un poco, una marca con 150 años de historia?

Parece que en bodegas tan antiguas no tenga que haber cambios pero los vinos evolucionan, que es lo más importante. Los que se hacen hoy en día no tienen nada que ver con los de hace 130 años, así que todo debe evolucionar. Dentro de un orden, manteniendo el concepto y la filosofía de trabajo, pero todo ha de evolucionar.

Identificamos Vega Sicilia con la Ribera del Duero pero Tempos abarca mucho más...

Después de adquirir Vega Sicilia, en 1982, hemos ido adquiriendo otras bodegas: Pintia (Toro), Alión (Ribera del Duero) o Tocaj (Hungría). Tempos Vega Sicilia pretende ser el paraguas de todas ellas. Una marca corporativa que reordena nuestra imagen y que nos ayuda a explicarle a todo el mundo en qué consiste nuestra filosofía y nuestra forma de trabajar.

¿Por qué una bodega española acaba comprando otra en Hungría?

Tocaj es un gran desconocido. Ha sido uno de los grandes vinos del mundo y la pena es que, durante la época comunista, todo eso se perdió. Desapareció la propiedad privada y se perdió la calidad y el prestigio de los vinos, cuando en los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX fue el vino más reconocido en el mundo. Es una pena pero fue un grandísimo vino, quizá el mejor de los vinos licorosos, y hay que recuperar eso.

¿Qué opina de la pérdida de la cultura del vino entre la gente joven?

No creo que la gente joven haya perdido eso. Al final llega un punto en el que acaban conectando. Yo lo veo por mis hijos o amigos de ellos. ¡El mundo del vino les interesa! Otra cosa es que los precios no sean baratos y que, si no están trabajando, no puedan permitirse vinos buenos, pero el interés está ahí y hay países, como EE UU, en los que claramente se ve que a los jóvenes les gusta probar vinos. El mundo es de la gente joven y el mundo del vino también tiene que serlo, está claro.

En la Ribera del Duero se producen vinos bastante más asequibles que Vega Sicilia, de todas maneras...

¡Claro! Hemos pasado de 14 bodegas, en 1982, cuando se crea la Denominación de Origen, a casi 300, en estos momentos. Y se hacen vinos muy buenos, vinos muy malos y vinos regulares . Hay un poco de todo. La Ribera tuvo un gran éxito en los años 80, en los 90 y los 2000 se ha desarrollado muchísimo y ahora deberíamos intentar volver a subir el nivel de calidad media.

A nivel internacional, el vino español ha tenido mala durante mucho tiempo. Vega Sicilia, en cambio, vende todo lo que produce y, en buena medida, lo consigue gracias a las ventas en el extranjero. ¿Cómo se ve la exportación del vino español desde esa perspectiva?

Nosotros exportamos desde hace muchos años. Actualmente, a 110 países. Pero lo cierto es que el vino español se ha movido poco. No sé muy bien por qué pero no acabamos de vendernos bien. Supongo que forma parte de nuestra personalidad. No nos gusta viajar para enseñar nuestro producto y, si no te conocen, nadie te compra. El mundo es muy grande, hay muchísimos vinos y es necesario estar presente. Pero eso no se hace de hoy para mañana.

Las exportaciones no dejan de crecer...

Si lo que hacemos es vender fuera a bajo precio lo que no conseguimos vender aquí, es pan para hoy y hambre para mañana. ¡Cuando subamos los precios, dejaremos de vender! Las crisis hay que pasarlas como mejor se pueda pero la solución a un problema de generaciones no puede encontrarse en una crisis. Los cimientos, talvez sí, pero obtener resultados lleva su tiempo. Si los vinos españoles siguen sin gozar del reconocimiento mundial que creo que se merecen es por culpa nuestra, de nadie más.

Aún hay muchos bares españoles en los que solo tienen dos vinos: Ribero o Rioja. ¿Qué le parece?

Es una realidad. Rioja es la gran región española, el lugar donde se producen grandes vinos, donde hay grandes bodegas y donde trabajan grandes profesionales. La Ribera del Duero fue la primera alternativa que llegó al mercado, de ahí que se mantenga esa dualidad. Es positivo que haya competencia y más vinos entre los que elegir porque así todos nos esforzamos más y eso, al final, beneficia a los consumidores. Pero bueno, la Ribera aún es un bebé...

¿Un bebé?

¡Nació anteayer! La Ribera del Duero no es una zona histórica, en realidad. Durante 70 años, entre 1864 y 1927, Vega Sicilia fue la única bodega de toda la región. En 1927 nace la segunda: Protos. Pero durante mucho tiempo, además, la Ribera fue una zona de claretes, no de tintos. En Rioja, en cambio, en el siglo XIX ya había un grupo de bodegas con prestigio.

¿Hacia dónde va la Ribera del Duero? ¿Y hacia dónde va Vega Sicilia?

La Ribera mejorará la calidad media de sus vinos, seguro. Ya hemos pasado el boom de los 90. Tener una bodega es algo muy bonito pero es que hay gestionarla, esa es la segunda parte, y hay que hacerlo bien. En Vega Sicilia solo esperamos ir mejorando nuestras viñas y cosechas para tratar de elaborar el mejor vino, que siempre digo que está por hacerse.

¿Si estuviera en venta Vega Sicilia, cuánto costaría?

¡Ufff! No lo sé pero mucho porque además son piezas únicas en el mundo. Mucha gente no sabe si Vega Sicilia es un vino español o no. Es Vega Sicilia, simplemente, y representa algo importante en el mundo. Siempre habrá gente dispuesta a pagar mucho dinero por una botella.

¿Cuánto vale la botella más cara de Vega Sicilia?

En bodega, quitando cosechas antiguas, unos 150 euros. El doble magnum [botella de 3 litros], unos 1.000 euros. Pero luego, en el mercado, los vinos de Vega Sicilia se mueven entre 200 y 3.000, 4.000, 5.000, 6.000... Depende de la cosecha y del lugar.

¿Y la más barata?

El Valbuena 5º, que es un gran vino, ronda los 50 euros. Más IVA, claro.

Más recetas y noticias gastronómicas | Gastro, en Facebook | @GastroSER, en Twitter | Opinión gastronómica, en Tinta de Calamar | Blog de Recetas

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?