Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Así es la sopa preferida de la madre del mejor cocinero del mundo

La sencillez de Montserrat Fontané y su hijo, el chef Joan Roca, seducen al público de Madrid Fusión

Muchos le consideran el mejor cocinero del mundo, pero en casa no hay título que valga y su madre, de hecho, asegura que en ese restaurante que medio mundo sueña con visitar —El Celler de Can Roca— ha probado platos que no le han gustado nada. Otros, en cambio, le han fascinado... aunque no sepa cómo prepararlos. Joan Roca y Montserrat Fonané han protagonizado una de las ponencias más peculiares y entrañables de la historia de Madrid Fusión.

Madre e hijo han reivindicado el origen humilde de la cocina, como cuando en plena posguerra Montserrat Fontané suplía el turrón con farinetes de trigo sarraceno. Pero tampoco hace falta remontarse tantos años porque actualmente el restaurante Can Roca sigue dando de comer a toda la familia del Celler —cocineros y stagieres— a las 12 del mediodía y, a partir de las 13.00, sirve unos 200 menús (a 10 euros) con platos de toda la vida: judías verdes con patata, arroces, canelones...

Los aperitivos de El Celler de Can Roca están inspirados en los sabores del bar de sus padres (canelones, patatas bravas, etc.) y se sirven en un desplegable ilustrado con imágenes de cuando Joan, Josep y Jordi Roca eran pequeños. / C. G. CANO

"Mi madre es un buen ejemplo de que se puede alcanzar la felicidad cocinando cosas sencillas y, además, repitiéndolas muchas veces", ha explicado Joan Roca sobre el escenario del Palacio Municipal de Congresos de Madrid.

Pero aunque el chef ha mostrado algunos aperitivos del Celler inspirados en la cocina del bar de sus padres, la gran estrella ha sido la sopa de hierbabuena que ha preparado Montserrat Fontané. Una sopa sencilla —elaborada con agua, pan, huevo, aceite, sal y hierbabuena—, pero muy sabrosa y, según ha contado, con un enorme valor sentimental tanto para ella como para su familia.

Vale, a primera vista no parece muy apetitosa, pero su sabor y su sencillez convierten a esta sopa de hierbabuena en un platazo. / C. G. CANO

Horas antes de su ponencia, en una entrevista concedida a la Cadena SER, Montserrat Fontané aseguraba que "se puede comer bien, rápido y barato", pero también se reconoce enamorada de uno de los clásicos del Celler de Can Roca: el parmentier de bogavante y trompetas de la muerte. Desgraciadamente, según contaba, a ella también le cuesta conseguir mesa y ya ni se las pide.

Joan Roca recuerda que, siendo aún adolescente, ayudaba a su madre a preparar picadas o a rellenar butifarras. "Él y Josep comían y nos ayudabana a servir. Josep era un puñetero, pero este era muy trabajador", asegura Montserrat Fontané. "Vivíamos en el restaurante y dormíamos arriba porque el restaurante era nuestra casa", señala el chef. "¡Y no cerrábamos ningún día! Había que hacer de todo porque además abríamos a las 6.30 y cerrábamos a las 24.00"...

Al preguntarle a Montserrat Fontané qué consejo querría que sus hijos tuviesen siempre presentes, no duda: "Que sigan trabajando como hasta ahora. Han tenido mucha suerte. Hemos tenido todos mucha suerte, junto con sus mujeres, que también les ayudan, porque sin ellas la cosa tampoco funciona".

Joan Roca y Montserrat Fontané. / MADRID FUSIÓN

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?