Martes, 11 de Agosto de 2020

Otras localidades

Almejas

Ocho almejas para proteger a la ciudad de la contaminación: así trabajan las guardianas de Varsovia

Cada vez que detectan cualquier tipo de contaminación, las almejas cortan el suministro de agua de la ciudad

Las almejas se encargan de velar por la seguridad de los habitantes de Varsovia. / YouTube

Hace ya varios meses, concretamente en agosto de 2019, el Departamento Municipal de Aguas de Varsovia ponía en marcha una innovadora iniciativa para evitar el envenenamiento del agua y garantizar el buen estado de la misma antes de que sea ingerida por los ocho millones de personas que viven en la capital polaca. Una serie de almejas, ocho para ser exactos, que se encargan de cortar el suministro de agua cada vez que detectan cualquier tipo de contaminación.

Las almejas en cuestión, que han crecido en los ríos, son extremadamente sensibles y no dudan en cerrarse por completo cada vez que detectan una sustancia nociva en el agua. Una habilidad natural que, tal y como apuntan desde la planta de tratamiento, ha sido aprovechada ahora por los científicos polacos para reconvertir a estos animales en auténticos detectores de contaminación. 

Así es como detectan la contaminación

Para que esto sea posible, los científicos polacos colocan un muelle con un pulsador en la concha de la almeja y la introducen en el depósito de agua. Mientras el agua sea potable, la almeja mantendrá su concha abierta para filtrarla. Sin embargo, en el momento en el que la almeja detecte cualquier tipo de contaminación, esta se cerrará inmediatamente como método de defensa.

Tras cerrarse por completo, la almeja activará el muelle que aprieta el botón de alarma. Después de que al menos dos almejas hayan activado el sensor, los responsables de la planta podrán contar el suministro de agua hasta que los encargados descubran qué ha pasado. De esta manera, las almejas se convierten en grandes aliadas para hacer frente a la contaminación del agua.

Los responsables de la planta cambian de almejas cada tres meses

Dado que la habilidad de detección de la almeja puede verse comprometida a medida que pase el tiempo, ya que puede acabar acostumbrándose al agua procesada, el Departamento Municipal de Aguas de Varsovia asegura que cambian las almejas cada tres meses. Pasado este tiempo, los responsables de la planta marcan la almeja para que no vuelva a ser utilizada y es devuelta al río de donde fue extraída.  

Tras el éxito de esta medida en la capital polaca, cada vez son más las regiones que recurren a estos animales para detectar la contaminación del agua. Desde Gdansk o Poznań hasta otras como Breslavia. Una medida que ha llegado hasta la fábrica de cerveza de la ciudad de Żywiec, donde se utilizan estos animales para comprobar que el agua está en perfectas condiciones.

En definitiva, los científicos polacos han conseguido convertir a las almejas en un auténtico detector de contaminación. Un detector que no necesita más que unos segundos para parar por completo toda una el suministro de agua de toda la ciudad. Todo ello gracias a una serie de sensores que pueden a llegar a salvar la vida de hasta ocho millones de personas en toda la ciudad, quienes beben cada día del agua ofrecida por el Departamento Municipal de Aguas de Varsovia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?