Martes, 18 de Enero de 2022

Otras localidades

El peor año de Cataluña con las estrellas Michelin: pierde seis y no gana ninguna

El cierre de los restaurantes de Albert Adrià solo es el síntoma más visible del mal momento de la hostelería

"Ayuso me gusta mucho porque vela por los intereses de su comunidad", dice Jordi Cruz

Jordi Cruz, durante la presentación de la Guía Michelin 2022.

Jordi Cruz, durante la presentación de la Guía Michelin 2022. / MICHELIN

Cataluña sigue siendo una potencia gastronómica. No cabe olvidar que sigue contando con tres restaurantes con tres estrellas Michelin: El Celler de Can Roca, Abac y Lasarte. Solo el País Vasco tiene más restaurantes en la máxima categoría de Michelin y, aunque haga mucho ruido, en Madrid solo está Diverxo.

Pero, más allá de la suspicacias por la coherencia en el criterio de los inspectores y sus presuntos favoritismos, la presentación de la Guía Michelin 2022 ha servido para constatar algo que, realidad, ya sabíamos: que la hostelería catalana está viviendo un momento complicado, más incluso que la de otras zonas de España.

Cataluña ha perdido seis estrellas Michelin: dos en Girona —Casamar (Llafranc) y Ca L' Arpa (Banyoles)— y las cuatro de los restaurantes de Albert Adrià cerrados durante la pandemia: Enigma, Hoja Santa, Pakta y Tickets. En el caso de Casamar, además, la estrella se ha perdido por decisión de los inspectores.

Comparaciones odiosas

Pero eso no es lo más grave. La Comunidad de Madrid, por ejemplo, ha perdido cuatro estrellas (Santceloni, El Club Allard y Montia), pero ha ganado otras cuatro (Smoked Room, Deessa y Quimbaya).

Algo similar a lo que ha sucedido en la Comunitat Valenciana, que ha perdido cinco estrellas (Monastrell, Orobianco, Manuel Alonso Restaurante, Sucede y Sents), pero ha ganado seis (Arrels, Atalaya, Fierro, Lienzo Peix & Brases y Kaido Sushi Bar).

No llegan las estrellas esperadas

Lo más preocupante es que no han llegado la tercera estrella para Disfrutar ni la segunda para Alkimia, como algunos pronosticaban, pero tampoco han aparecido nuevos talentos que aporten esperanza y renovación, como sí está pasando en Euskadi con los restaurantes Amelia o Garena.

Cataluña solo ha sumado una nueva estrella en 2022 y, en realidad, ya la tenía porque el restaurante Atempo —creado por Jordi Cruz y regentado por el chef Iñaki Aldrey— contaba con esta distinción en Sant Julià de Ramis (Girona), solo que se contabiliza como nueva al haberse trasladado a Barcelona tras la muerte por COVID de su socio en Girona.

"Los hijos de nuestro socio no quisieron continuar con el proyecto y decidimos traerlo a Barcelona, poniendo en marcha una obra faraónica en solo un mes. Michelin ha premiado ese esfuerzo", señala Jordi Cruz.

"Ayuso me gusta mucho"

"Ha sido un mal año para los restaurantes catalanes y para los del resto del mundo. Me hubiera gustado que nos dieran más porque Cataluña se merece más, pero tenemos que mirar hacia delante. El año que viene será un gran año para Cataluña y para Bercelona", asegura el cocinero catalán.

Al preguntarle por la rivalidad gastronómica entre Barcelona y Madrid, el chef de Abac no se esconde: "Si vamos por ahí te diré que Ayuso es la responsable, la gente dirá que voto al PP... y no. Yo creo en la gente que lucha por su tierra de forma responsable. Ayuso me gusta mucho porque vela por los intereses de su comunidad y sus decisiones han beneficiado a mi sector. Estamos en pandemia y hay que ser responsables, lo sabemos. No digo que tengamos que ser imprudentes. No digo que en Cataluña se tengan que aplicarlas mismas medidas, pero algo se tiene que hacer. Si no lo hacen los políticos, tendremos que hacerlo los cocineros, los pescaderos, los panaderos o los barrenderos, pero Cataluña, y Barcelona en particular, se tiene que volver a poner en pie".

Premios de consolación

Pero lo cierto es que ni siquiera ha habido demasiada suerte en la pedrea porque solo dos restaurantes  catalanes se han incorporado a la lista de Bib Gourmand (buena cocina por 35 euros): Avenir (Barcelona) y La Gruta (L'Escala, Girona).

La estrella verde de El Celler de Can Roca supone su cuarta estrella y no cabe duda de que es un reconocimiento a su apuesta por la sostenibilidad.  Pero sabe a poco. Sobre todo si se compara con la evolución del resto de destinos gastronómicos con los que compite Cataluña: Euskadi, Madrid, la Comunitat Valenciana y Andalucía.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?