Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 20 de Agosto de 2019

Otras localidades

Las mejores canciones españolas

20 temas que resumen un año intenso y muy variado

Las mejores canciones españolas de 2017. /

Llevamos ya un año y medio intentando averiguar qué es el indie, pero por el camino hemos ido tropezando con artistas que, sin hacerle mucho caso a las etiquetas, nos han fascinado. Algunos nuevos, como The Zephyr Bones o Maria Arnal i Marcel Bagés; otros que se consolidan, como Neuman, Novedades Carminha o Joe La Reina; y clásicos que se reinventan, como Los Planetas o Xoel López.

Ahora que se acaba, podemos decir que 2017 ha sido un buen año y, sobre todo, un año variadado. Del rap de Sho-Hai y Gata Cattana al flamenco de Rosalía, pasando por los ritmos bailables de Smile o El Último Vecino, el rollo latino de Amatria o La Bien Querida y, por supuesto, los estribillos pop de Joan Miquel Oliver, Lori Meyers o Tronco, y la caña guitarrera de Biznaga, Los Punsetes o Supertennis.

Estas son las mejores canciones españolas de 2017 para Fuego y Chinchetas. Una lista (disponible en Spotify) que no incluye todo lo que nos ha gustado, pero que sí nos representa. Y si te deja con ganas de más, ¡escucha nuestros podcasts!

20. Rumba del temps (Joan Miquel Oliver)

Rumba del Temps cuenta la historia de un relojero al que no le acaba de cuadrar que el tiempo sea relativo. Así de sencillo y así de mágico, como todo lo que hace Joan Miquel Oliver, un mallorquín con superpoderes musicales al que, sin alejarse del Mediterráneo, le encanta refugiarse en ciudades futuristas, fondos oceánicos y galaxias lejanas porque ya está harto de la masificación turística.

19. Bienaventurado desconocido (Tronco)

Tronco es una de esas irresistibles rara avis con las que sorprende Elefant Records de vez en cuando. Canciones de dos minutos, letras hiperrealistas y coros que recuerdan a la primera etapa de los Beatles. Canciones que siguen la estela del ñoñismo mágico de Amelie, pero que son adictivas (y muy necesarias). ¡Bravo!

18. Retrato de un retrete (Sho-Hai)

Los miembros de Violadores del Verso tienen bastante presión a la hora de sacar disco en solitario, por eso son muy exigentes consigo mismos. Ya le pasó a Kase.O con El Círculo -e hizo un discazo- y este año le ha pasado a Sho-Hai con un álbum lleno de temazos que hilan muy fino o, más bien, todo lo contrario: que son bastante crudos pero meditados. Retrato de un retrete es un buen ejemplo de ese lado escatológico del rapero que combina tan bien con la genialidad. Una canción divertida representativa del resto de su trabajo.

17. Serpes (Xoel López)

Nos alegra que una canción en gallego se cuele entre las mejores composiciones nacionales de este año. Creemos que Serpes es la mejor canción del último trabajo de Xoel López, Sueños y Pan, por su variedad de sonidos y, sobre todo, por ese solo de guitarra del final. Un poema incluido en su libro Bailarás cometas bajo el mar convertido en canción.

16. Secret Place (The Zephyr Bones)

No hay que devanarse los sesos para describir esta mezcla perfecta entre el surf y el dream pop porque ellos mismos (mitad chilenos, mitad catalanes) se han adjudicado la etiqueta del beach wave. Esperamos que en 2018 conquisten el mundo (indie). Por canciones no será, ¡eso seguro!

15. Siempre brilla el sol (Lori Meyers)

Lo nuevo de Lori Meyers llegó a principios de 2017 y esta canción se ha acabado haciendo un hueco importante a lo largo de todo el año. Un tema optimista que es sonido Lori Meyers 100%. En el 2018 la banda cumple 20 años y habrá que estar atentos a las sorpresas que están preparando.

14. Ruido (Supertennis)

Ya hemos saltado hasta la saciedad con los riffs de León Benavente o Viva Suecia, pero es imposible no entregarse a esta descarga guitarrera de los extremeños Supertennis que no llega ni a los tres minutos porque van directo al grano: "Solo quiero estar contigo y bailar-bailar." ¿Para qué más?

13. Donde estás ahora (El Último Vecino)

Con el primer disco gustaron, con el segundo convencieron y todo apunta a que con el tercero lo van a petar. El Último Vecino sigue sonando ochentero y al mismo tiempo muy moderno, pero lo que más deslumbra (aquí y en América Latina) es su don para dar una y otra vez con la melodía justa y el arreglo perfecto. Mezclado en Nueva York por Connor Hanwick (The Drums, The Pains of Being Pure at Heart), Gerard Alegre se supera en cada salto, a lo Ruth Beitia. A ver hasta dónde llega.

12. Light You Up (Smile)

El disco de Smile nos llamó la atención por el original videoclip de su primer single, When the ligths change, pero nos conquistó con canciones como esta. Ambas nos llevan a vacaciones, a palmeras, a California… o a Getxo, donde vive este inglés tan español.

11. Dizzy (Neuman)

Esta canción suena a clásico desde la primera nota. Neuman ha hecho un disco acogedor, del que no quieres salir una vez que empiezas a escucharlo. Puede que un limonero tenga parte de la culpa. Todo lo que hace Paco Román es pura emoción.

10. Mabuse (Los Punsetes)

¡Viva!, el último trabajo de Los Punsetes, tiene varios hits. Tu Puto Grupo se ha quedado cerca de estar en esta lista y es que, como grupo odiado, saben de lo que hablan, pero finalmente nos hemos decantado por Mabuse porque desde que la escuchamos no nos la podemos sacar de la cabeza.

9. Islamabad (Los Planetas)

El primer single de Zona Temporalmente Autónoma fue Espíritu olímpico, un tema muy losplanetas que sonaba como todos pensábamos que iba a sonar la banda más influyente del indie español tras siete años sin sacar disco. Un estribillo pop por aquí, una entonación flamenca por allá... y, a modo de guinda, La Bien Querida haciendo coros. ¡Chapó! Daba la sensación de que podrían vivir de rentas tres o cuator discos más. Pero entonces lanzaron Islamabad, una adaptación de un tema de Young Beef que es pura atmósfera, y... ¡zas! Todo dios "cayendo pa'rriba"...

8. Sitios bajos (Joe La Reina)

Aunque suene a tópico, la espera ha valido la pena. El segundo disco de Joe La Reina no es un disco fácil. No gusta a la primera y, en muchos casos, tampoco a la segunda. La banda donostiarra ha decidido apartarse de la manada y experimentar de mil maneras: con la voz, con los ritmos, con las estructuras... Ante la falta escasez de referencias patrias, Esas nuevas modas os recordará a Mac Demarco o a Radiohead, y aunque han escrito huyendo del hit, les ha salido esta maravilla.

7. Te quiero igual (Novedades Carminha)

Novedades Carminha se van haciendo un hueco cada vez más grande en el panorama nacional y es gracias a canciones como esta. Es el ritmo, es la letra… ¡es todo! Solo puedes dejarte llevar, aunque te gusten Los Planetas, como a todos los puretas.

6. Banzai (Gata Cattana)

Es curioso. Nos enteramos de la existencia de la cordobesa Ana Isabel García Llorente con la noticia de su muerte, el pasado 2 de marzo. Y claro, solo tenía 26 años, así que básicamente sentimos sorpresa. Pero ahora, después de escuchar su primer disco (póstumo), estamos muy tristes porque su fraseo ya forma parte de nuestra memoria emocional del año. Y que nadie piense que Gata Cattana está en esta lista a modo de homenaje. Una como ella, ¡cada dos siglos!

5. Jóvenes ocultos (Biznaga)

Si te gusta el punk, te encantará Biznaga. Y si te gusta el pop, ¡también! Su segundo disco, Sentido del espectáculo, es uno de los que más nos han gustado este año. Todas las todas las canciones invitan al pogo porque en todas hay guitarras despiadadas y berridos llenos de crudeza, pero sin renunciar a la melodía y, en algunos casos, como Jóvenes ocultos, tampoco a las castañuelas.

4. Encaja (Amatria)

Comenzar el día escuchando esta canción es una dosis de energía. Debería estar prescrito en determinados tratamientos. Cuando conocimos a la madre Amatria entendimos parte de la felicidad que transmite. ¡Todo el mundo a ponerse a bailar!

3. 7 días juntos (La Bien Querida)

Fue la canción del indie del verano, pero ya hemos comprobado que la historia de amor no correspondido que canta Ana Fernández-Villaverde también resiste (y muy bien) las temperaturas bajo cero. Un guiño a los ritmos latinos (con cameo de Joan Miquel Oliver) que le sirve para sumar un nuevo hit a su repertorio. Dale al play y fíjate en tus pies: ¿a qué no puedes dejar de moverlos?

2. Catalina (Rosalía)

El 2017 ha sido el año de Rosalía. Hay que reconocerle el mérito de haber acercado el flamenco a los jóvenes y de que muchos mayores se hayan reconciliado también con el género, a veces, muy encasillado en algunos parámetros. Ver a Rosalía vestida como una trapera dando una vuelta a clásicos como La Hija de Juan Simón pone los pelos de punta. El 2017 ha sido su año, sí, pero seguramente nos siga dando buenas noticias en el futuro.

1. Tú que vienes a rondarme (Maria Arnal i Marcel Bagés)

Es algo que pasa muy de vez en cuando, pero con Tú que vienes a rondarme nos pasó. Un flechazo. Un cosquilleo. Una emoción difícil de describir. Tres minutos de alta intensidad que se apoyan en el minimalismo de un vozarrón y una guitarra. Un himno al flirteo que mezcla dejes folclóricos con el universo del cómic Promethea, de Alan Moore, y hasta con un riff de guitarra inspirado en una canción del belga Stromae. A Franco no le gustaría nada su disco. ¡A nosotros nos encanta!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?