Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

Las 20 mejores canciones españolas

Nos hemos dejado muchas fuera, pero estas son las que más nos han gustado

El orden de las fotos del collage es totalmente aleatorio. Para descubrir nuestro número 1, sigue leyendo... /

Llevamos tres años intentando averiguar qué es el indie y, por el camino, nos hemos topado con un montón de canciones que, más allá de las etiquetas, nos encantan. Nuestra lista española de 2016 la encabezó Gloria, de León Benavente, y la de 2017, Tú que vienes a rondarme, de Maria Arnal i Marcel Bagés.

En la sala de dirección de Fuego y Chinchetas (este año, con tres sillas) queríamos dar con un tema que estuviese a la altura de esos números 1, pero en el recuento descubrimos que, esta vez, ¡teníamos dos! La votación ha sido muy ajustada y, si la repitiéramos, quizá saldría distinta. Os hemos metido vídeos de YouTube, pero también podéis escuchar nuestra lista en Spotify. Ya nos diréis qué os parece...

20. Bla bla bla (Los Nastys)

Cinco canciones de amor y cinco canciones de guerra: así se presentaron Los Nastys este año con su Música para el amor y la guerra. Tienen varias canciones que se podrían colar en esta lista de éxitos, como puede ser “Los autos locos” o “Tú me haces”, pero estos cuatro madrileños coquetean entre la provocación y la sensibilidad con este palpitante Bla bla bla que se mete de lleno en el punk garajero que tanto les caracteriza y con el que pisan fuerte allá por donde tocan.

19. Bailando hacia el desastre (Rusos Blancos)

Lo de Rusos Blancos es puro costumbrismo del siglo XX. El cuarto disco de la banda madrileña se llama como esta canción, Bailando hacia el desastre, y como nos contaba Manu, el cantante del grupo, en la entrevista a Fuego y Chinchetas, sus temas son como una conversación entre amigos. Por eso, nos sentimos tan reconocidos en sus letras. Porque muchos vamos y volvemos del trabajo todos los días, bailando hacia el desastre.

18. Clean up the mess (Alice Wonder)

La voz de Alice Wonder es tan particular que no necesita música para brillar. A capella, con una guitarra o arropada con una banda, sus canciones son grandes. Después de compartir vídeos cantando en Instagram, este 2018 ha publicado su primer disco, Firekid, y ha compartido escenario con Vetusta Morla y Xoel López, pero le espera un 2019 lleno de conciertos donde ella será la única protagonista. Es muy joven y su carrera tan solo acaba de despegar.

17. Flecha (Soledad Vélez)

No sabemos si, después de tantos años en Valencia, la chilena Soledad Vélez tiene ya pasaporte español, pero resultaría imperdonable que esta lista pasara por alto 'Nuevas épocas', un disco concebido, grabado y editado aquí (el mejor de su carrera, posiblemente), que se apoya en los sintetizadores ochenteros para ponerle banda sonora a las manifestaciones más turbias, dolorosas e inexplicables del amor.

16. Otras chavalas (Betacam)

Javi Carrasco (a.k.a. Betacam) es lo más cercano que veréis a un hombre orquesta indie. Le puedes ver dentro de la banda de muchos artistas, como en Rusos Blancos, La Estrella de David, Templeton, Tulsa… pero es que además le da tiempo para publicar un discazo como es Mítico. Y no solo eso, es que dentro de este elepé reluce esta declaración de amor del siglo XXI. Sin tener miedo de caer en la cursilería, Betacam explota todo su electropop en este 2018.

15. Acapulco (Pecker)

Pecker ha publicado un disco delicioso este 2018. Él dice que El incendio perfecto es su apuesta “más salvaje y personal”, y mira que lleva años en esto de la música… dejó Warner y ha empezado una nueva etapa en la que él se lo guisa y él se lo come. Grabó el disco gracias a crowdfunding y eligió para la producción a Ramiro Nieto y Martí Perarnau. Esta canción, Acapulco, es una metáfora de lo que ha vivido durante este proceso: habla de vivir intensamente, de caminar por los límites del jardín y de bailar con el peligro. Porque otra cosa no, pero esta canción, es de bailar mucho.

14. Llorando en la limo (Cariño)

Esta versión del Llorando en la limo de las Cariño las ha catapultado en el panorama indie nacional. Han cogido la letra de C. Tangana y la han hecho suya, eso sí, ellas son más de vespinos que de limusinas. Además, el sonido de la canción deja de lado el trap de “Puchito” para acercarse a ese sonido urbanos con el que este trío lo está petando muy fuerte. Larga vida al tontipop y a sus Movidas.

13. La Flor entre la vía (Christina Rosenvinge)

Un hombre rubio ha servido para que Christina Rosenvinge saldara cuentas con su pasado y, a la vez, para que la sociedad española lo hiciera, Premio Nacional mediante, con una de las grandes referentes del indie español de las últimas décadas. La poética metáfora de la flor entre la vía ha inspirado una enorme canción interpretada en tonos graves y con un compás poco habitual ("me empeñé en escribir en el compás 5/4, una cosa muy extraña en el pop", nos contó). Un precioso tema que luce también en el jardín de lo mejor del año.

12. Me voy (La Plata)

El frenetismo de sus ritmos y la profundidad (y oscuridad) de sus letras hacen de La Plata una de las bandas más espectaculares de 2018 gracias a su debut con el álbum Desorden. Con matices urbanos muy cercanos al punk, estos valencianos han pegado fuerte por su vertiginoso sonido que, casualmente, toma un respiro con este tema que destacamos, Me voy, donde hay una atmósfera más descargada. Ellos lo llaman pop triste.

11. La vida adulta (Hazte Lapón)

Hazte Lapón llega a su madurez como banda —y a su final— y explica a todos lo que es ser adulto y las nuevas responsabilidades en las que uno se empieza a preocupar. Un estribillo demoledor ("Los viejos conceptos se tambalean, las nuevas lenguas se balbucean") que explica a la perfección la intranquilidad generacional de la vida adulta. Uno de los discos más trabajados, más pensados y mejor ejecutados que hemos visto en mucho tiempo y que cierra la historia de estos dos malagueños.

10. Fruta (Sandra Bernardo)

El primer disco de Sandra Bernardo está plagado de guiños al Caribe, empezando por el título (Trópico Ideal) y siguiendo por un sonido que reivindica el espíritu de La Flaca. Pero a diferencia de Pau Donés, la cantante madrileña ha creado este universo sonoro desde la distancia: con músicos latinoamericanos con los que coincidió en Australia, en escapadas a Ibiza y también desde un estudio situado en la Sierra de Madrid. Su utopía caribeña, por lo tanto, es básicamente un estado mental al que se puede llegar saboreando una fruta tropical o, mejor aún, bailando.

9. Cariño (La Estrella de David)

Una canción que empieza citando a Isabel San Sebastián, Curry Valenzuela o Pilar Rahola se merece ser destacada, pero si encima mezcla las letras de amor sarcástico y derrotista de David Rodríguez con unas guitarras que te recuerdan a Los Planetas, el éxito está asegurado. Consagración, el nuevo disco de La Estrella de David, era uno de los discos más esperados del año y ha superado las expectativas …—como dice en esta propia canción: "si no lo digo, reviento"—.

8. Creen que saben que (Machete en boca)

A ciertos intelectuales del establishment literario español no les gusta la palabra 'empoderamiento' ni, seguramente, el 90 % de lo que rapean estas cuatro deslenguadas valencianas. ¡Obvio! Se han presentado con el cuchillo entre los dientes y su capacidad de intimidación es apabullante. Creen que saben es, sobre todo, un himno contra la prepotencia, pero entre reproche y reproche se acuerdan también de la violencia machista o de las mentiras de la clase política. Una letra que, día tras día, parece escrita ayer... ¡Pobre del que se ponga en su camino!

7. Som transparents (El Petit de Cal Eril)

Resulta imposible no rendirse ante el minimalismo melódico de Som transparents. Una adictiva línea de guitarra que bordea lo espiritual y que hace fácil lo difícil, reposando en la profundidad del estribillo: "Todo lo que me haces sentir lo guardaré conmigo, no hace falta que me digas nada. Todo lo que me hace sufrir desaparece aquí, con todo lo que me haces sentir". Solo Joan Pons podía hacer algo así.

6. Un alud (Amatria & Delaporte)

Esta canción es un alud… de energía. Amatria ha unido fuerzas y sonidos con Delaporte y el resultado es espectacular. Electrónica, base de reggaetón, una guitarra acústica que se mete… una mezcla de ritmos que hace bailar al instante. Amatria ha estado de gira todo el año presentando su último disco, Algarabía, y el pasado mes de noviembre hizo parada en Madrid. Delaporte se subió al escenario a cantar este tema y todo quedó inmortalizado en el videoclip.

5. Lungs (Belako)

El torbellino sonoro de Lungs contrasta con la asfixiante lentitud de los planos de su videoclip. Un desfase que evoca esos momentos en los que cuerpo y mente se mueven a velocidades distintas y que, en el fondo, es también una íntima manifestación de la violencia, tema central su tercer disco, Render Me Numb, Trivial Violence. ¡Temazo!

4. Hoy la bestia cena en casa (Zahara)

Zahara se quedó con ganas de baile después de Caída Libre, de su anterior disco, y ahora lo da todo en Hoy la bestia cena en casa, el temazo de Astronauta, su nuevo trabajo. Un álbum con un sonido mucho más brillante y unas letras muy trabajadas. De hecho, en esta canción da unos buenos zascas. A más de uno le va a resonar ese "Miau, Maiu, Miau" durante las cenas de Navidad.

3. Les llevaré mi cruz (Triángulo de Amor Bizarro)

Por críptica que resulte su letra, Les llevaré mi cruz desprende rabia contenida en cada escucha. Rabia contra la doble moral, contra el machismo o contra la violencia policial. Tres minutos de furia guitarrera que se disfrutan más aún viendo el videoclip, estrenado en primicia por Fuego y Chinchetas. "¡No es tan irreal! No estamos enseñando nada que no exista ya", alegaba la cantante Isa Cea. "Clases, injusticias, desigualdades, ventajismos... Lleva pasando 500 años y seguirá sucediendo". Triángulo de Amor Bizarro sigue en estado de gracia.

2. Bagdad (Rosalía)

No hay duda de que El Mal Querer es uno de los discos del año y, no hay duda, porque cuesta elegir una canción con la que quedarse. Malamente fue el gran single pero Bagdad fue la sorpresa del segundo disco de Rosalía. El sample de Cry me a river prestado por Justin Timberlake junto a ese estribillo casi celestial, hacen de esta canción una obra de arte. El videoclip, donde llora ríos, complementa esta triste historia.

1. Cayetano (Carolina Durante)

"Todos mis amigos se llaman Cayetano". La frase indie del año es de ellos, y el pelotazo de este curso también. Sin un disco en su currículum —aunque ya está en el horno—, pero con una frescura envidiable en el indie-rock, se han sacado de la manga varios temas donde sobresale por encima de todos este antihimno que caricaturiza al pijo rancio que tiene barco y que cuando sale de fiesta solo está en los reservados de las mejores discotecas. En medio año se han recorrido todo España, y lo que les queda.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?