Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

¿La arepa es el nuevo ceviche?

La diáspora venezolana ha propagado por medio mundo la popularidad de su plato más emblemático

La arepa es el plato nacional de Venezuela, pero su popularidad global va en aumento. /

En 1980 muy poca gente había probado el sushi y 20 años más tarde casi nadie sabía qué era un ceviche. Hoy por hoy, sin embargo, son dos de los platos más populares de España, tanto en los restaurantes como en las aplicaciones de comida a domicilio. Un éxito fulgurante que no siempre se da, pero que cuenta ya con una nueva aspirante (de maíz y sin pescado crudo): la arepa.

Si aún no la has probado, todo apunta a que lo harás muy pronto. Llegado el momento te preguntarán si la quieres frita o asada y tendrás que elegir el relleno: aguacate, pollo, frijoles, queso, carne mechada, chocolate... Es difícil equivocarse porque las arepas pegan con todo y se pueden comer a cualquier hora.

Pero, ¿a que se debe este auge? Si el sushi llegó a Canarias con la flota pesquera japonesa en los años 60 del siglo XX y el ceviche se abrió camino gracias al boom de la gastronomía peruana (con el chef Gastón Acurio al frente), para entender la popularidad de las arepas hay que fijarse en la política.

Según datos de la ONU, desde 2015 más de cuatro millones de venezolanos han abandonado su país. Un éxodo que también se ha notado en España, con alrededor de 300.000 personas (cinco veces más que hace 20 años), y muy especialmente en ciudades como Madrid, Barcelona o Santa Cruz de Tenerife.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de La Ruta de la Arepa®️ (@rutadelaarepa) el

De hecho, como consecuencia de anteriores olas migratorias, en muchos bares de barrio de Canarias ya es habitual encontrar arepas. Algo que a ojos de un peninsular puede parecer exótico, pero que ahí es de lo más normal. A Venezuela, no en vano, se la conoce como la octava isla. Pero la apertura de areperías en Madrid es un fenómeno bastante más reciente y prueba de ello es que la capital acoge, hasta el próximo 10 de noviembre, la segunda edición de La Ruta de la Arepa.

La arepa está de moda

Para ilustrar la creciente popularidad de las arepas basta con fijarse en las ventas de un ingrediente: la harina precocida de maíz. María Alexandra Mendoza, responsable global de la marca Pan, asegura que en Europa llevan seis años duplicando o triplicando sus ventas y que, de las 50.000 toneladas facturadas en 2018, un 60% corresponden solo al mercado español.

"Hemos notado un auge enorme que no solo se explica con el expatriado colombiano o venezolano. Con la harina precocida se pueden preparar otros productos, pero la arepa es cada vez más conocida. Te la encuentras en lo más gourmet y también en un food truck. ¡Al español le encanta su sabor!", explica.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de La Ruta de la Arepa®️ (@rutadelaarepa) el

La venezolana Maryem Sáder también está convencida del potencial gastronómico de lo que el diccionario de la RAE define como una "especie de pan de forma circular, hecho con maíz ablandado a fuego lento y luego molido, o con harina de maíz precocida, que se cocina sobre un budare o una plancha".

Impulsora, junto a su marido, Ernesto Lotitto, de La Ruta de la Arepa, Sáder destaca que se trata de un alimento saludable, sin gluten y muy versátil porque acepta fórmulas "supersencillas", pero también otras más exóticas y elaboradas. "Llevamos años viendo cómo crece la tendencia. ¡Hasta en la Plaza Mayor [de Madrid] venden ya arepas de cordero!", explica orgullosa.

El mayor superpoder de la arepa, de todas formas, es su carácter conciliador porque puede poner de acuerdo a cualquier venezolano, independientemente de lo que opine sobre Nicolás Maduro o Juan Guaidó. "Puedes discutir si es mejor frita o asada, o si la de mi madre está mejor que la de la tuya, pero la verdad es que la arepa es el hilo conductor que nos une a todos", reconoce.

¿El nuevo ceviche?

De todas formas, no es lo mismo ponerse de moda que convertirse en el nuevo ceviche, lo cual implicaría presencia transversal y continuada en las cartas de buena parte de los restaurantes españoles. ¿Hasta dónde podrá llegar la arepa?

"Podría ser un plato de moda dependiendo del relleno y de la masa que uses", responde la cocinera venezolana Jenisse Ferrari, del restaurante Qué leche y la taquería El Beso, de Las Palmas de Gran Canaria. "No es lo mismo usar harina de paquete que un millo molido de forma ancestral, como hacían los indígenas".

Ferrari no duda del valor cultural de la arepa, pero apunta que mucha gente la asocia a algo callejero, simple y muy barato. "En EEUU y Londres la arepa ya es algo cool... y lo cobran. Se pueden hacer arepas con buenos rellenos e ingredientes atrevidos, pero su éxito dependerá de cómo lo ubique el cliente en su cabeza".

El también venezolano Rubén Benarroch, responsable de la cuenta de Instagram Breakfast Always Wins, opina algo parecido. "Si cambian de receta va a ser un puntazo. Pero si no, va a morir. Le veo cero futuro".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de La Casa Bistró (@lacasabistro) el

Benarroch señala que la popularidad de la arepa se debe, en buena medida, a su precio, pero apunta que eso mismo puede ser su gran lastre en un país con la cultura gastronómica que atesora España. "No creo que la típica arepa de harina Pan despierte mucho interés, pero en Venezuela han empezado a sobresalir lugares en los que muelen el maíz y se curran los rellenos. Si alguien empezase a preparar arepas de atún rojo, de carrillera o de rabo de toro, puede funcionar".

El chef gallego Pepe Solla lo tiene mucho es claro: "¿El nuevo ceviche? Yo creo que no". Pero justifica su respuesta con buenos buenos argumentos: "Hacer malas arepas malas es muy fácil. Pero hacerlas bien, técnicamente, es muy complejo. ¡Más que el ceviche! Yo he comido muy pocas buenas pocas arepas. Y hay mucha diferencia entre una arepa buena y una mala"...

Además de ser un de los grandes referentes de la alta cocina gallega, Solla coordina el apartado gastronómico del Festival Portamérica, cuya propuesta se ha basado siempre en la relación entre España y América Latina, por lo que está muy al día de las tendencias gastronómicas del Nuevo Mundo.

Pero introduce otro matiz que, de hecho, no tiene nada que ver con la receta de las arepas: "Tuvimos un momento de gran permeabilidad en el que asimilamos productos y platos de otras partes del mundo, pero ahora estamos mucho más por nuestra propia identidad".

Solla cree que los tiempos han cambiado: "¿Volverán los grandes grupos de rock? Creo que no. Ahora consumimos música y gastronomía de otra manera. Nada volverá a tener una posicion tan hegemónica... salvo el bipartidismo, me temo".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?