Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

Dime a quién votas y te diré con quién pactará (o eso dicen)

Todo parece indicar que hay dos bloques claros: el de PP-Ciudadanos-Vox y el de PSOE-Podemos. Tras las elecciones se verá si salen las cuentas y si los líderes cumplen lo que han dicho en campaña

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, durante el debate de RTVE / ()

Esta campaña electoral ha estado totalmente polarizada. La foto de Casado, Rivera y Abascal en Colón contra Sánchez fue solo el comienzo de una tónica que se ha repetido durante las últimas semanas: por un lado, un bloque que se autodefine como "constitucionalista" que aúna a PP, Ciudadanos y Vox, y, por otro, las fuerzas que se unieron para sacar a Mariano Rajoy de la Moncloa, acorralado por los casos de corrupción en su partido. PSOE y Unidas Podemos, abiertos al diálogo con los nacionalistas, han acercado posturas como nunca antes.

Con un tablero político muy dividido, tanto a la izquierda como a la derecha, la suma de escaños será clave para saber qué bloque es el vencedor. Pero también podría darse el caso de que ninguno de los dos llegue al mínimo de 176 que garantiza la mayoría en el Congreso. Si eso pasase, caben dos opciones: convocar elecciones de nuevo o incumplir lo que se ha dicho en campaña y llegar a acuerdos transversales. A la espera de conocer los resultados, repasamos cuáles son las intenciones de cada partido.

Ciudadanos: veto al PSOE

Albert Rivera ha sido el más claro en señalar sus preferencias pero también es el primero que, en otras ocasiones, ha incumplido sus propias palabras. En noviembre de 2015 dijo: "Nosotros nos vamos a apoyar ni a Sánchez ni a Rajoy", pero luego acabó pactando con los dos. Ahora ha repetido hasta el último día de campaña que "Ciudadanos no pactará con el PSOE de Sánchez" y basa su rechazo en un supuesto pacto con los independentistas. Los candidatos territoriales del partido quisieron desmarcarse de ese veto en sus autonomías y el secretario general, José Manuel Villegas, tuvo que aclarar que la medida era solo para las generales.

Rivera le propuso un gobierno de coalición a Casado tras el 28-A porque considera que es "una emergencia nacional enviar a Sánchez a la oposición" y el líder del PP recogió el guante y le ofreció la cartera de Exteriores. "La partida está echada. Las cartas están encima de la mesa: o Sánchez gobierna con los separatistas y Podemos o gobierna Ciudadanos y le tiende la mano al PP", dijo Rivera sin aclarar dónde queda Vox en ese reparto. Cada vez que le preguntan sobre el tema, diluye la respuesta.

CIUDADANOS

Rivera plantea una campaña electoral contra Sánchez y sin menospreciar a Vox

PSOE: Cs no está en sus planes; Podemos, sí

A pesar de la contundencia de Rivera y la insistencia de Iglesias para que lo aclarase, Sánchez evitaba decir con claridad si pactaría con Ciudadanos. No fue hasta el segundo debate y tras una pregunta de los moderadores cuando se pronunció finalmente: "No está en mis planes intentar pactar con Ciudadanos, que ha intentado poner un cordón sanitario al PSOE". De hecho, en Hoy por Hoy, el presidente llegaba a reconocer que Rivera le había "decepcionado": "Pensaba que era de otra pasta y espero que recapacite"

Los socialistas han rehusado a hablar de pactos postelectorales pero como PP, Ciudadanos y Vox han basado su campaña en criticar un supuesto pacto del PSOE con los independentistas, el partido ha tenido salir al frente y explicar su posición. La vicepresidenta, Calmen Calvo, señalaba en Cadena SER que su intención era gobernar con su "propia fuerza" pero recordaba que todos los partidos que concurren a estas elecciones son legales y que la representación que obtengan está amparada bajo las reglas de la democracia. "Todos vamos a tener que hablar con todos y, mientras los partidos que concurran sean legales, vamos a tener que hablar con todos", dijo, y eso incluye a los nacionalistas. Días más tarde, también en la SER, Pedro Sánchez reiteraba voluntad de diálogo pero se mostraba contundente: "No quiero que descanse la gobernabilidad de este país en manos de fuerzas independentistas".

PSOE

Pedro Sánchez: "No está en mis planes intentar pactar con Cs, que ha intentado poner un cordón sanitario al PSOE"

Unidas Podemos: sí al PSOE pero sin Cs

Unidas Podemos está dispuesto a formar gobierno con el PSOE pero su línea roja sigue siendo un pacto con Ciudadanos. Por eso, Pablo Iglesias ha sido tan insistente durante esta campaña con que el PSOE aclarase sus intenciones y no le han terminado de convencer sus explicaciones.

Durante este tiempo, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han acercado posiciones. Más allá del apoyo en la moción de censura al gobierno de Mariano Rajoy, también negociaron los Presupuestos y el Ejecutivo ha podido sacar adelante varias medidas sociales gracias a sus votos en el Congreso. Hasta Pablo Iglesias defendió a Pedro Sánchez en los debates cuando estaba recibiendo ataques de la derecha por su diálogo con los independentistas y el presidente ha agradecido al líder de Unidas Podemos su labor durante esta legislatura. Los dos candidatos llegan a estas elecciones en muy buena sintonía.

Iglesias aseguró en el debate de Atresmedia que "lo razonable" es buscar acuerdos con Sánchez para trabajar juntos y recordó que estas elecciones no van solo de vencer sino de "convencer" al resto de partidos.

UNIDAS PODEMOS

Pablo Iglesias teme el pacto PSOE-Ciudadanos tras las elecciones del 28-A

PP: puerta abierta a Vox

El PP llevó al Congreso una proposición de ley de la reforma electoral para que gobierne el candidato de la lista más votada en las municipales pero ningún partido le apoyó y la propuesta no salió adelante. Según las encuestas, el PP está lejos de ser la fuerza con mayor número de votos así que, si quiere gobernar, necesitará aliados. Aunque Casado, resta importancia a los sondeos, llama a "concentrar el voto" para echar a Sánchez y mantiene abierta la puerta a los pactos, incluso a que Vox pueda entrar en su gobierno: "Si al final Vox y Ciudadanos tengan 10 escaños o tengan 40, van a tener la influencia que ellos quieran tener para entrar en el Gobierno o para decidir la investidura o la legislatura", reconocía este viernes, a dos días de las elecciones. "Para qué vamos a andar pisándonos la manguera entre nosotros, si lo que tenemos que hacer es sumar", admitía "crudamente".

Los populares ofrecieron a Ciudadanos presentarse juntos al Senado pero Rivera rechazó la propuesta. En el segundo debate, Casado lamentaba que Villegas les diera "portazo" porque habían desaprovechado "la oportunidad de aunar esfuerzos". En cambio, cuando Ciudadanos ha insistido en formar un gobierno "constitucionalista" con ellos, el PP ha evitado pronunciarse de manera clara e incluso bromeó con los ministerios provocando cierto enfado en la formación naranja.

Casado y Rivera han mostrado una buena relación durante la campaña pero después de la marcha del expresidente de la Comunidad de Madrid Ángel Garrido a Ciudadanos este miércoles, el líder del PP advertía en una entrevista de que "Rivera no es fiable" ya que, si puede, "repetirá su pacto con Pedro Sánchez". Paradójicamente, el miedo a ese posible pacto es una de las pocas cosas que unen a Casado e Iglesias. 

PARTIDO POPULAR

Pablo Casado abre por primera vez la puerta a que Vox pueda entrar en su gobierno

Vox: pactos sí, pero con sus reglas

Vox se presenta por tercera vez a las elecciones generales. En 2015 obtuvo el 0,23% de los votos y el 0,20% en 2016, una representación muy exigua con la que se quedó lejos de entrar en el Congreso. Sin embargo, esta vez todas las encuestas apuntan a que será diferente. Sigue siendo una gran incógnita con qué fuerza irrumpirá en el tablero político y si, como teme la izquierda, la suma de PP, Ciudadanos y Vox dará para gobernar, aunque se diera el caso de que ninguno de los tres partidos sea el más votado.

En las elecciones andaluzas el partido de ultraderecha dio la sorpresa y su apoyo fue necesario para investir Juanma Moreno, pero ahora se siente engañado por su socio. Santiago Abascal acusa al PP de Andalucía de no llevar a cabo las medidas que habían acordado y, de cara a las generales, se muestra combativo: "Es difícil reeditar el pacto si pretenden hacernos pasar por el aro, humillándonos, y no aplicando ninguno de los compromisos que el PP tenía con nosotros", advertía Abascal, que le daba la vuelta a la tortilla y planteaba que deben ser PP y Ciudadanos los que se planteen "si apoyarían un gobierno de Vox".

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?